Origen del CO2 atmosférico

La retórica alarmista se puede resumir en los siguientes puntos:

  1. Excesivas emisiones antropogénicas de CO2 están aumentando el CO2 en la atmósfera.
  2. Calentamiento de la tierra por efecto invernadero del CO2.
  3. El aumento de la temperatura aumenta la evaporación de agua y la humedad en la atmósfera, causando más efecto invernadero (vapor de agua).
  4. La anterior cadena de acontecimientos está teniendo y va a tener consecuencias catastróficas en el clima y en la humanidad.

Me parece interesante un artículo (The Impact of human CO2 on atmospheric CO2) publicado recientemente que cuestiona el primer punto de la lista anterior. En concreto, analiza la dinámica del CO2 en sus diferentes depósitos/formas en el planeta. Se puede leer una versión previa a la publicación definitiva aquí.

Cosas que encuentro interesantes:

  • Los alarmistas climáticos (i.e. IPCC y otros) dan por supuesto que todo el incremento en la concentración de CO2 en la atmósfera por encima de 280 ppm es de origen antropogénico.
  • En sus cálculos los alarmistas asumen que el CO2 de origen natural se mantiene en equilibrio y que las «perturbaciones» actuales de ese nivel base son debidas a CO2 antropogénico.
  • El artículo llega a la conclusión, coherente con datos empíricos, de que el aumento del CO2 que observamos en la actualidad es debido en gran parte a causas naturales:
    • «This“true’ human carbon cycle contradicts IPCC’s assumption that natural CO2 stayed at its 1750 level while human CO2 caused all the CO2 increase. It shows that human carbon adds only 33 ppm to the atmosphere as of 2020, which means natural CO2 has added 100 ppm.«

Y, como ya se deduce de los núcleos de hielo, esto apunta a que el CO2 es efecto y la temperatura causa:

De la referencia [22] del artículo: “These results indicate that almost all of the observed change of CO2 during the Industrial Era followed, not from anthropogenic emission, but from changes of natural emission. The results are consistent with the observed lag of CO2 changes behind temperature changes [35,36], a signature of cause and effect.” (fuente)

Amplío (1/1/2022). El modelo matemático de compartimentos es tan sencillo que me he entretenido implementándolo. He comprobado la gráfica 11 del preprint, usando la columna K de la tabla CO2 H1 del excel que proporciona. Creo que el parecido es suficiente como comprobación. .

Temperatura y CO2 (V)

En las entradas anteriores de esta serie hemos visto que en los indicadores de temperatura y CO2 obtenidos a partir de núcleos de hielo, la temperatura cambia antes que el CO2, lo que hace inverosímil que el CO2 sea causa de los cambios. Y es que el efecto no puede suceder antes que la causa.

Hemos visto que éste es un hecho inconveniente para los alarmistas, que lo ocultan, engañando así a quienes les escuchan (ver,ver). También hemos visto que hay quienes incluso niegan las pruebas científicas porque no encajan en su ideología (ver):

el CO2 sube y después la temperatura sube.

Es absolutamente falso: en general (ver) y también en la gráfica que tenía delante este señor. Pero reconocer este hecho es inconveniente.

Como vimos hace unos días, otros alarmistas dicen que en esos datos la temperatura SÍ es la que causa los cambios en el CO2, y no al contrario (ver). Pero defienden la hipótesis de que causa y efecto han intercambiado sus papeles en la era industrial. Sin duda es una hipótesis ad hoc para salvaguardar el alarmismo.

Como vamos a ver en esta entrada, estamos en la era de la propaganda: no importa tanto qué argumentos tienes sino crear la apariencia de que tienes argumentos. Por ejemplo, sobre el argumento basado en datos científicos de que la temperatura históricamente ha cambiado antes que el CO2 un señor dice que ése es un «argumento ridículo» que ya ha sido explicado «a nivel de parvulario».

¿Que argumento aporta? Ninguno. Sólo hay cáscara. Es todo apariencia. Ese argumento que dice «ridículo» es el mismo que Peter Hildebrand, director de la Earth Science Division del Goddard Space Flight Center (NASA) afirma que es correcto (ver). A lo mejor no es tan ridículo. Pero, como digo, para la propaganda no importa la solidez argumental sino únicamente la apariencia. Lo importante es que parezca que tienes una explicación: te expresas de forma prepotente, llamas «cansinos» a tus interlocutores y enlazas a un vídeo en el que supuestamente se desmonta el argumento de tu oponente. No aportas nada, has aparentado y ya has cumplido con tu misión propagandística.

Antes de comentar brevemente el contenido del vídeo, aclaro que de cualquiera que habla como si fuera un portavoz de la ciencia sólo cabe esperar charlatanería. Quien no deja claro qué es una hipótesis y qué es un hecho probado está engañando a su audiencia. La arrogancia o falta de humildad no son signos de capacidad ni de competencia profesional, sino de su carencia.

En resumen, la señora del vídeo dice (minuto 5):

the explanation from science is that changes in the Earth’s orbit triggered warming that started the feedback loop that increased both CO2 and warming.

la explicación de la ciencia es que los cambios en la órbita de la Tierra provocaron un calentamiento que comenzó el ciclo de retroalimentación que aumentó tanto el CO2 como el calentamiento.

¿Explicación de la ciencia? ¡Cuánta arrogancia! Es la explicación que ella cree razonable o conveniente, porque la ciencia no tiene boca ni opiniones ni lanza conjeturas. Tampoco tiene portavoces oficiales.

En cualquier caso, la causa que esta señora señala (y no la ciencia, como ella pretende) es que cambios en la órbita de la Tierra fueron la causa real del aumento de temperatura, no el CO2. De forma gráfica, lo que dice es esto:

Y, según ella, el aumento de la temperatura hizo que se liberara CO2 de los océanos, lo que a su vez causaría un mayor aumento de la temperatura y se entraría en una realimentación positiva que dispararía la temperatura. La señora lo cuenta como si fueran hechos contrastados («la explicación de la ciencia»), pero sólo es una hipótesis. El efecto del CO2 en esa hipotética realimentación no ha sido cuantificado: ¿cuál habría sido la variación de la temperatura si los niveles de CO2 no hubiesen variado? Ni lo sabe ella ni lo sabe nadie, ni posiblemente se puede saber con certeza. Por tanto no sabe cómo de importante fue el CO2 en ese proceso. Su hipótesis es que fue importante. Es lo que ella decide creer, pero no aporta pruebas. La ciencia no se ha pronunciado: es una señora la que habla. Y a lo mejor sus creencias son incorrectas.

En cualquier caso fijémonos en que los alarmistas se ven obligados a aceptar «variación en la órbita de la Tierra» como la causa real de los cambios de temperatura. Y esto lo vemos en un vídeo difundido por los propios alarmistas. Pero en la actualidad niegan que las variaciones de temperatura puedan ser causadas por otra cosa que no sean las emisiones de CO2 (ver,ver). Si tú crees posible la misma hipótesis que ellos defienden en este vídeo te insultan. Son las cosas de la fe.

NOTA: no pasa nada por enlazar a un vídeo o a un blog. Lo importante es si los argumentos empleados se sostienen o no. En el vídeo enlazado sólo se nos presenta una hipótesis y no hay ninguna razón para creer que la opinión o creencia de esa señora es un hecho irrefutable. 

Conclusión

Como conclusión, ya tenemos tres versiones alarmistas diferentes sobre por qué la temperatura cambia primero y el CO2 cambia después :

  1. La afirmación es falsa: el CO2 cambia primero y luego cambia la temperatura.
  2. Primero cambia la temperatura y luego el CO2, siendo la temperatura la causa y el CO2 el efecto, pero en el siglo XX causa y efecto han intercambiado sus papeles.
  3. La temperatura cambia primero y lo hace por causas naturales (un cambio en la órbita de la Tierra). El CO2 amplifica el efecto de forma relevante.

Y, curiosamente, todos estos alarmistas transmiten sus opiniones inconsistentes entre ellas como si fueran hechos contrastados («the explanation from science») y no meras hipótesis. Pocas cosas son menos científicas que asumir que una conjetura es un hecho probado. Pero reconocer que no se saben las cosas con certeza no infunde miedo ni crea alarma.

NOTA: la gente que cree que en esta gráfica el CO2 cambia primero no piensa en una realimentación positiva entre temperatura y CO2:

Y sin embargo esa realimentación sí aparece en su discurso cuando se enteran de que en esos datos es la temperatura la que cambia primero. 

Leer más:

Temperatura y CO2 (IV)

Hemos visto en anteriores entradas (ver,ver) cómo los alarmistas engañan a la gente con la gráfica CO2-temperatura sacada de los núcleos de hielo: hacen creer que el parecido (correlación visual) de ambas señales en el pasado es prueba de que el CO2 produce cambios en la temperatura, ocultando información clave en la inferencia de causalidad: en esas gráficas la temperatura cambia antes que el CO2. Este dato hace inverosímil que el CO2 sea la causa del cambio. Ese hecho es muy inconveniente para la charlatanería alarmista y lo ocultan o mienten sobre él.

Una estrategia que usan otros alarmistas para sortear este obstáculo en el camino de su fe es proponer que lo que en el pasado era causa ahora es efecto, y viceversa:

In the pre-industrial age, the CO2 response to temperature was that the temperature would go up and CO2 would go up. Or if the temperature went down, CO2 would go down. And the reason for that is when the temperature went up, the whole biosphere revved up and emitted CO2, and we had more CO2 in the atmosphere. So we understand that process.

In the post-industrial age, the opposite is true. Increasing CO2 in the atmosphere is leading to increased temperature. So two different things happened, one pre-industrial, where temperature was driving the CO2, and post-industrial, where CO2 was driving temperature. Which means a completely different physical-biological process is going on. And we don’t understand what the consequence of that change is. (fuente)

En la era preindustrial, la respuesta del CO2 a la temperatura era que si la temperatura subía el CO2 subía, pero si la temperatura bajaba, el CO2 bajaba. Y la razón de esto es cuando la temperatura subió, toda la biosfera se aceleró y emitió CO2, y teníamos más CO2 en la atmósfera. Entendemos ese proceso.

En la era postindustrial, lo contrario es cierto. El aumento de CO2 en la atmósfera conduce a un aumento de la temperatura. Entonces sucedieron dos cosas diferentes, una preindustrial, donde la temperatura estaba impulsando el CO2, y una post-industrial, donde el CO2 estaba impulsando la temperatura. Lo que significa que está sucediendo un proceso físico-biológico completamente diferente. Y no entendemos cuál es la consecuencia de ese cambio.

Causa y efecto intercambiaron sus papeles desde el mismo momento en que a la agenda política de Naciones Unidas le interesó que se produjera ese cambio. Como todos sabemos las leyes físicas por las que se rige el universo están al servicio del «progresismo» y del Sóviet Climático.

Por un lado, esta nueva hipótesis es un reconocimiento implícito de que quienes usan las gráficas CO2-temperatura para convencer a la gente de que el ser humano está cambiando el clima están usando una prueba falsa.

Por otro lado, una vez se reconoce que la temperatura era la causa de los cambios en el CO2 en el pasado, y no al contrario, suponer que al mismo tiempo un aumento en el CO2 produce un aumento en la temperatura significa que existe una relimentación positiva que descontrolaría las temperaturas llevándolas a valores extremos, más allá de los marcados por el cambio inicial en la temperatura. Ambos mecanismos no pueden coexistir (si son relevantes) en un planeta con clima estable, y nada en los indicadores de temperatura hace pensar que coexistieron en el pasado. Y, si reconocen que en el pasado el CO2 no tenía un efecto notable en la temperatura, ¿es eso compatible con la creencia de los alarmistas de que ese efecto es indiscutible en el presente? ¿Cómo puede ser? ¿Había unas leyes de la física en el periodo preindustrial y otras diferentes en el periodo industrial? ¿Qué ha cambiado en la Tierra para que causa y efecto intercambien sus papeles? No basta con que el que afirma tenga un titulito académico: ¿en qué se basa esta conjetura? ¿Qué pruebas tienen? ¿Por qué lo afirman de forma categórica? La carga de la prueba está en los que afirman (ver).

A mí no me basta con que «los que saben» hagan afirmaciones. Los malos científicos no distinguen una conjetura o un plausible mecanismo físico de una prueba científica ni de una teoría probada. Y lo que nos protege a la población de la mala ciencia es el debate entre científicos, cuanto más crudo mejor. El debate es algo que los alarmistas quieren evitar a toda costa (ver). Por razones obvias: su charlatanería no resiste el más mínimo escrutinio crítico.

NOTA: en este debate podemos encontrar el mismo argumento (por parte de un alarmista) de que ese «lag» (CO2 por detrás de la temperatura) sí existe. Entre los alarmistas tenemos negadores de las pruebas científicas y tenemos reinterpretadores creativos de las pruebas científicas. ¿Qué versión es la buena?

Leer más:

«Tenemos poco CO2 en la atmósfera»

Una entrevista interesantísima.

El CO2 es bueno.

El cambio climático es una histeria colectiva, una de tantas que ha habido en la historia […] comparable a lo que pasó con la Ley Seca aquí en EEUU. Cuando se votó la enmienda todos los estados votaron a favor menos Rhode Island, aunque ninguno tenía intención de cumplirla. Simplemente hacían lo que todo el mundo hacía, ¿quién no estaba en contra del demonio ron? Igual que el demonio CO2 ahora. Otros casos de histeria colectiva son esas ideologías europeas: fascismo y comunismo.

— ¿Hay algo malo en el CO2? Porque si insisten en los mensajes en su contra  parece que algo malo tiene que tener.

— No, no creo que haya nada malo en el CO2. EL calentamiento como lo predecían no ha sucedido y los modelos matemáticos han exagerado enormemente el potencial calentamiento.

Temperatura y CO2 (II)

Aclaro que no dudo de que las gráficas anteriores sean fieles representaciones de los datos de los que proceden, y de hecho escribo esta entrada sabiendo que lo son, pero cuando veo gráficas me gusta buscar la fuente de los datos para saber qué es y de dónde sale lo que estoy viendo.

Las dos gráficas anteriores muestran una correlación negativa entre CO2 y temperatura: indican que la temperatura en Groenlandia se ha reducido un poco en los últimos 5000 años al tiempo que la concentración de CO2 en la atmósfera aumentaba un poco.

Como hace 5000 años no había ni termómetros ni sensores que midieran la concentración de CO2 en la atmósfera, lo lógico es plantearse si lo que muestran las gráficas anteriores es realmente temperatura y concentración de CO2. ¿De dónde salen esos datos?

El origen de lo que nos dicen que es temperatura es en realidad una interpretación de un determinado parámetro sacado de columnas de hielo (porcentaje en el hielo de isótopos pesados de oxígeno, fuente) que se hipotetiza que viene determinado por la temperatura ambiente.

Abraham nos dice que la curva azul está sacada de Alley 2000/2004, cuyos datos podemos descargar con este enlace (vía). He representado esos datos y, efectivamente, la coincidencia con la gráfica del tuit es absoluta:

groenlandia

¿Es de verdad esa gráfica una gráfica de temperatura? Si comparamos esa gráfica con otra reconstrucción de temperatura de Groenlandia (fuente), cuyos datos se pueden descargar con este enlace, nos saltarán las dudas.

imagen_5306

No se ve muy bien, pero he querido que la gráfica anterior sea estrecha para dejar claro que son sólo 4,000 años, no 10,000 como en la gráfica anterior y así evito comparaciones erróneas entre ambas gráficas. La comparación bien hecha viene a continuación: si se solapan ambas gráficas se ve que estos datos no están nada claros. Lamentablemente una de las series ha sido filtrada y no tenemos los datos originales. Fijémonos en el año 700DC: es prácticamente la temperatura más alta según unos datos y la más baja según los otros. ¿Cómo es posible eso? ¿Al mismo tiempo en Groenlandia tenían una temperatura alta y baja?

Y filtrando los datos se ve lo mismo (reproduzco la gráfica sin rehacerla yo porque me parece evidente que el filtrado que se presenta es coherente con los datos que acabamos de ver) (fuente):

image2

Para un análisis de las diferencias entre ambas curvas, tratando de entender si alguna es más verosímil que la otra, remito a este artículo.

¿Qué curva creemos? ¿La primera? ¿La segunda? ¿Ninguna?

Ya que estamos, seguimos con la fiesta: añadimos los datos de Vinther 2009, disponibles en la parte final de este enlace. Son los datos en negro representados suponiendo que representan variación respecto de -31.5ºC:

Si alguien quiere ver una versión suavizada de las curvas, de aquí puede descargar una hoja Excel que presenta esa gráfica.

A la vista de la tremenda disparidad de valores entre las tres reconstrucciones, ¿tenemos que creer que alguna de ellas es una medida exacta de la temperatura del pasado? ¿Tenemos que creer que el método empleado para crearlas es fiable y exacto? ¿Las tres?

En cuanto a la gráfica del CO2 presentada en el tuit, la encontramos sin problemas en el artículo referenciado, si bien para facilitar la comparación invierto la gráfica de ese artículo:

imagen_5308

Pero, ¿no nos habían dicho que CO2 y temperatura cambiaban al unísono? (ver). Del artículo de Alley 2004 podemos sacar luz sobre esto: los 4,000-10,000 años que muestran las gráficas anteriores son sólo el 1-2.5% final del periodo representado en la siguiente gráfica:

The only plausible explanations for this behavior involve the effects of carbon dioxide. R. B. Alley

Las únicas explicaciones plausibles para este comportamiento tienen que ver con el dióxido de carbono.

Y ya sabemos que la perfecta correlación entre las dos curvas es un artefacto visual: hay un desplazamiento de unos 800 años de una respecto de la otra: primero cambia la temperatura y luego cambia el CO2. Un «pequeño detalle» que los charlatanes ocultan porque no encaja en su discurso catastrofista. La única explicación que les parece verosímil a los «científicos» alarmistas implica anticausalidad. Y, curiosamente, no se les ocurre que la causalidad sea la contraria, que sea la temperatura la que haya determinado la concentración de CO2 (ver). Que poca imaginación, ¿verdad?

Nada de lo anterior evita que nos preguntemos si el CO2 de hoy calienta la tierra hoy por efecto invernadero. ¿Qué explicación tienen los alarmistas para esta gráfica?

El dogma de que la temperatura del planeta la regula al alza o a la baja un único factor, el CO2, sin más prueba que la fe en que es así, sería considerado estúpido por la comunidad científica si estos no tuvieran la fea costumbre de funcionar al son que marca su fuente de ingresos.

Doubling CO2 involves a 2% perturbation to this budget. So do minor changes in clouds and other features, and such changes are common. In this complex multifactor system, what is the likelihood of the climate (which, itself, consists in many variables and not just globally averaged temperature anomaly) is controlled by this 2% perturbation in a single variable? Believing this is pretty close to believing in magic. Instead, you are told that it is believing in ‘science.’ Such a claim should be a tip-off that something is amiss. After all, science is a mode of inquiry rather than a belief structure. Richard Lindzen

Duplicar el CO2 implica una perturbación del 2% en este total. También contribuyen cambios menores en las nubes y otras características, y estos cambios son comunes. En este complejo sistema multifactorial, ¿cuál es la probabilidad de que el clima (que en sí mismo consta de muchas variables y no sólo una anomalía de temperatura promediada globalmente) esté controlado por esta perturbación del 2% en una sola variable? Creer esto está muy cerca de creer en la magia. En cambio, te dicen que es creer en la «ciencia». Tal afirmación debería ser un indicio de que algo anda mal. Después de todo, la ciencia es un modo de investigar más que una estructura de creencias.

Y la última gráfica que acabamos de ver también nos crea otra duda por otra razón: si esa gráfica es realmente temperatura, la temperatura actual no es diferente de la que hubo hace 125,000 ó 325,000 años. Que dato más inconveniente para los gretinos.

NOTA: los alarmistas han inventado un parámetro que es el (supuesto) cambio en la temperatura por duplicar el CO2 (fuente). Según la gráfica que hemos visto antes, un incremento del 50% en el CO2 (no llega a ser duplicar) está asociado en la gráfica a un cambio de unos 10ºC en la temperatura. Con esos números duplicar el CO2 supondría un cambio de 17ºC en la temperatura y un aumento del 30% en el CO2 supondría un aumento de 6.5ºC. Y tampoco está claro que la correlación que hemos visto, en la que ambas curvas son prácticamente idénticas, refleje una relación logarítimica entre ambas variables. La historieta que cuentan los alarmistas es que la relación es logarítmica pero entran en juego realimentaciones positivas que actúan como factores de amplificación. Y el hecho de que es la temperatura la primera que cambia, pues… pues… ¡es que es todo muy complejo!

Temperatura y CO2

https://youtu.be/yI49suiDLEg

Uno de los criterios básicos para establecer la existencia de una causalidad es que la causa tiene que suceder antes que el efecto. Si la temperatura cambia primero y el CO2 cambia después, la concentración de CO2 no puede ser la causa.

we show that the increase in CO2 likely lagged the increase in regional Antarctic temperature by less than 400 yr and that even a short lead of CO2 over temperature cannot be excluded […] A lag (CO2 behind temperature) of 400–1000 yr is reported for Vostok and Taylor Dome (Fischer et al., 1999) and 800 ± 600 yr for EDC (Monnin et al., 2001) .Pedro et al.

demostramos que el aumento en el CO2 probablemente fue posterior al aumento de la temperatura antártica regional en menos de 400 años y que incluso un corto adelanto de CO2 sobre la temperatura no puede excluirse […] un retraso (CO2 posterior a temperatura) de 400–1000 años se informó para Vostok y Taylor Dome (Fischer et al., 1999) y 800 ± 600 años para EDC (Monnin et al., 2001)

De los núcleos de hielo («ice cores») se ha deducido que cuando la temperatura del planeta cambia, la concentración de CO2 muestra esos mismos cambios unos cientos de años después. Mil años arriba, mil años abajo. De 400 a 1000 años después. Pero a lo mejor el CO2 cambia primero y la temperatura le sigue y la explicación es que hay un error en la datación de cientos o miles de años.

Si recordamos, en «Una Verdad Incómoda», la película alarmista del año 2006 protagonizada por Al Gore, se mostraba la correlación entre temperatura y CO2 como prueba de que las variaciones en la concentración de CO2 causaban cambios en la temperatura del planeta. En azul claro la temperatura, en rojo el CO2:

De una correlación no se puede deducir causalidad. Y eso es especialmente cierto cuando la correlación es falsa; en este caso un efecto óptico de la presentación de los datos. Y es así porque, como hemos visto en las citas con las que he empezado esta entrega, las curvas de CO2 y temperatura no se solapan: hay unos 800 años de retraso entre una y otra. Pero si muestras 800,000 años en una diapositiva ese «lag» entre las dos curvas, de unos 800 años, no se va a notar. Si Al Gore hubiese hecho una ampliación de la gráfica habría tenido que explicar cómo los actuales niveles de CO2 iban a calentar la tierra ¡¡hace 800 años!! Pero no hizo una ampliación, claro. La ampliación era «inconveniente».

¿Puede el CO2 ser la causa y la temperatura el efecto? Creo que la pregunta es inadecuada. Seguro que los alarmistas tienen una explicación ad hoc que convierte a lo que sucede primero en la consecuencia y a lo que sucede después en causa. Lo relevante es que esta información sobre el retraso de una curva sobre otra se ocultó en la película de Al Gore, engañando así a la audiencia. Porque la correlación que mostró era falsa: la gráfica que mostró era una prueba falsa.

¿Es posible que el dato de los 800 años de retraso sea erróneo? Hagamos la suposición de que lo es. Supongamos que las burbujas de aire atrapadas en el hielo, que es de donde se obtiene la concentración de CO2 en el pasado, no son atrapadas junto con el hielo de la superficie, sino a una profundidad de 50-120m (fuente), es decir junto con hielo que recoge la temperatura de hace miles de años. Asumamos que eso es cierto. ¿Cuál es entonces la validez de la gráfica como prueba de causalidad CO2-temperatura, si el error en la datación del CO2 es del orden de miles de años y ni siquiera es posible deducir si lo que cambia primero es la temperatura o el CO2? Si hay errores o incertidumbres en los datos procedentes de los «ice cores», esos datos de ninguna forma confirman el mensaje para el que Al Gore los usó.

In general, we find that changes in atmospheric CO2 are lagging behind changes in any of the five different temperature records considered. The typical lag is 9.5–12 months for surface temperatures and about 9 months for lower troposphere temperatures, suggesting a temperature sequence of events from the surface to the lower troposphere. As cause always must precede effect, this observation demonstrates that modern changes in temperatures are generally not induced by changes in atmospheric CO2. Humlum et al.

En general, encontramos que los cambios en el CO2 atmosférico van a la zaga de los cambios en cualquiera de los cinco registros de temperatura diferentes considerados. El retraso típico es de 9,5 a 12 meses para temperaturas de superficie y aproximadamente 9 meses para temperaturas de troposfera más bajas, lo que sugiere una secuencia de eventos de temperatura desde la superficie hasta la troposfera inferior. Como la causa siempre debe preceder al efecto, esta observación demuestra que los cambios modernos en las temperaturas generalmente no son inducidos por cambios en el CO2 atmosférico.

Si el CO2 repite los cambios en la temperatura con unos meses de retraso, el CO2 no causa esos cambios.

Fijémonos en la siguiente gráfica: en verde concentración de CO2; en azul y rojo temperatura de océanos y aire, respectivamente:

¿La curva verde causa los cambios en la azul/roja? Pues en tal caso la causa sucede 9 meses después del efecto. El nacimiento causa el embarazo. Podemos llamarlo «causalidad climática». O «causalidad fraudulenta», que es lo mismo.

Global warming alarmism, which falsely assumes that increasing atmospheric CO2 causes catastrophic global warming, is disproved – essentially, it assumes that the future is causing the past. In reality, atmospheric CO2 changes lag global temperature changes at all measured time scales. Allan McRae

El alarmismo del calentamiento global, que asume falsamente que el aumento del CO2 atmosférico causa un calentamiento global catastrófico, es refutado — esencialmente, supone que el futuro está causando el pasado. En realidad, los cambios en el CO2 atmosférico van por detrás de los cambios de temperatura global en todas las escalas de tiempo medidas.

in the first movie he showed us this graph, where you see a temperature reconstruction at the top and a CO2 reconstruction at the bottom, as derived from ice cores in Vostok in Antarctica and over these say 800 million years you see that there is a very good correlation between CO2 and temperature and then Al Gore says with his low voice […] «we see that when there is high CO2 the temperature is higher», because he wants us to think that larger values of CO2 necessarily cause a higher temperature. What he doesn’t tell us is that when you have a high enough resolution you actually find that the CO2 lags behind the temperature by typically a few hundred years. And this is exactly what we heard from Professor Whitaker this morning and that is that there is an equilibrium between CO2 in the atmosphere and CO2 in the oceans and it takes several hundred years for this equilibrium to reach, which means that if we change the temperature we change the equilibrium and therefore we change the CO2 in the atmosphere. Nir Shaviv

en la primera película nos mostró este gráfico, donde se ve una reconstrucción de la temperatura en la parte superior y una reconstrucción de CO2 en la parte inferior, derivada de los núcleos de hielo en Vostok en la Antártida y durante estos 800 millones de años se ve que hay una buena correlación entre CO2 y temperatura y luego Al Gore dice con su voz grave […] «vemos que cuando hay CO2 alto, la temperatura es más alta», porque quiere que pensemos que valores más altos de CO2 necesariamente causan una mayor temperatura. Lo que no nos dice es que cuando tienes una resolución lo suficientemente alta, encuentras que en realidad el CO2 va unos pocos cientos de años por detrás de la temperatura. Y esto es exactamente lo que hemos escuchado en boca del profesor Whitaker esta mañana y es que hay un equilibrio entre el CO2 en la atmósfera y el CO2 en los océanos y se necesitan varios cientos de años para que este equilibrio se alcance, lo que significa que si cambiamos la temperatura cambiamos el equilibrio y por lo tanto cambiamos el CO2 en la atmósfera

¿Por qué Al Gore no aclaró que la causalidad que él defendía era refutada y no apoyada por la gráfica que mostraba?

¿Por qué Al Gore no hizo una ampliación de la gráfica?

Los datos inconvenientes para el alarmismo se ocultan. Porque los alarmistas tienen una misión.