La ciencia la crea «el consenso de los que saben». El método científico ha sido derrocado

La ciencia es conocimiento consensuado (fuente)

La ciencia es consenso

¿El consenso determina lo que es ciencia? Ésta es la definición de ciencia inventada por los que defienden pseudociencias.

El consenso es el sello distintivo de la política. Fabricar un consenso infundado para gestionar las percepciones públicas es propaganda. (fuente)

¿Dónde encaja el «consenso científico» en el método científico?

No importa quién es usted, ni cómo de inteligente es, ni qué título tiene o ni cuántos hay como usted, y ciertamente tampoco cuántos artículos ha publicado. Si su predicción es incorrecta, su hipótesis es incorrecta. Punto. Richard P. Feynman

El propósito real del método científico es asegurarse de que la naturaleza no te ha hecho creer saber algo que realmente no sabes. Robert M. Pirsig,

Una teoría no es correcta porque los científicos se ponen de acuerdo en que lo es. Las opiniones no tienen influencia en la realidad. El consenso no es la causa, aunque con frecuencia sí sea un síntoma. Un claro contraejemplo que demuestra que es así lo encontramos en la pseudociencia del balance energético: la inmensa mayoría de la comunidad científica tiene la creencia de que «engordamos porque comemos más de lo que gastamos» (o, equivalentemente, que la única forma de adelgazar es comer menos de lo que se gasta). Es una creencia estúpida y es el «consenso científico» (ver). No es ciencia aunque así lo opinen el 100% de los científicos.

Quien esté en desacuerdo con el consenso tiene la carga de la prueba. (fuente)

Convenientemente, para los defensores de charlatanería ya no es el que afirma el que tiene que demostrar sus afirmaciones, sino que debe hacerlo el que se opone a la autoridad, a «los que saben». Es un argumento ad hoc que ningún científico puede defender, pero que sí encontramos en los devotos de la Calentología.

El consenso no cambia la realidad. El consenso no establece la validez de una teoría. Más bien al contrario: hipótesis que posteriormente se demostraron correctas a menudo fueron ferozmente atacadas por ir en contra del criterio de «la autoridad» y el «consenso» establecido por «los que saben». Es el caso de Semmelweis, por ejemplo (ver).

El consenso es el enemigo de la ciencia.

Consenso es antitético de la idea de ciencia (fuente)

Afirmaciones no exentas de razón. Cuando una hipótesis novedosa no encaja en el saber ya establecido, es probable que sea interpretada por los beneficiarios del statu quo como una herejía contraria a la ciencia misma:

Those who rejected Newtonianism proclaimed that its reliance upon innate forces would return science to the Dark Ages. Those who opposed Lavoisier’s chemistry held that the rejection of chemical “principles” in favor of laboratory elements was the rejection of achieved chemical explanation by those who would take refuge in a mere name. Thomas S. Kuhn

Quienes rechazaron el newtonianismo proclamaron que su dependencia de las fuerzas innatas devolvería la ciencia a la Edad Media. Quienes se opusieron a la química de Lavoisier sostuvieron que el rechazo de los «principios» químicos en favor de los elementos de laboratorio era el rechazo de la explicación química ya establecida por parte de quienes se refugiarían en un mero nombre.

consenso

El consenso científico es un síntoma (que se da sólo a veces), no lo que causa que una teoría sea correcta. Es la validez de la teoría y el uso del método científico lo que llevará (con suerte) a que la teoría se acabe imponiendo como conocimiento mayoritariamente aceptado por la comunidad científica.

La teoría de la evolución es cierta porque previamente ha sido falsada (demostrada científicamente), con o sin «consenso» (fuente)

Los que promocionan el alarmismo climático han dado el método científico por finiquitado.

La falacia del efecto convertido en requisito

La falacia está basada en jugar con los significados para convertir un (posible) efecto en requisito y, de ahí, en causa. Por ejemplo, en la pseudociencia del balance energético:

Si consigues que una persona pierda peso en hiperavit calórico lo podrías publicar en la revista que quieras. Borja Bandera

si no importa la termodinámica, pregunto si se puede perder peso con una dieta que aporte más calorías que el gasto calórico diario. Jorge Ruíz-Carrascal

¿hay alguna dieta que les permita perder peso sin una ingesta calórica menor que su gasto diario? Jorge Ruíz-Carrascal

El efecto o descripción «perder peso» es interpretado como requisito, pues «no se puede perder peso si no sale más de lo que entra». Y una vez convertido en requisito, lo único que realmente es necesario, se concluye que es el indiscutible método o camino para conseguir el objetivo. Sí, ya sé que el «razonamiento» hace aguas: eso es precisamente lo que quiero explicar, que hace aguas. Un efecto o una descripción del resultado no son la causa, aunque en algunos casos sucedan siempre (y, además, no es el caso, pues se puede acumular grasa corporal sin ganar peso al mismo tiempo ni acumular energía en el cuerpo, ver, ver, ver, ver, ver, ver, ver, ver).

El caso del «consenso científico» es análogo: se recurre a un argumento ad hoc que niega el método científico como fuente de conocimiento: ahora es el consenso lo que crea la ciencia. El efecto es convertido en causa:

la ciencia, aunque sea con errores, se construye por consenso, no por la opinión particular de ningún científico u organización aislada.

NOTA: en este argumento se usa también la falacia de falsa dicotomía, pues no se trata de elegir entre la opinión de uno o la opinión de muchos. 

El consenso, un efecto, se convierte con dialéctica falaz en requisito para que algo sea considerado ciencia, y de requisito se salta a interpretarlo como el camino a seguir para conseguir «construir ciencia». Y, de forma surrealista, en el caso de la Iglesia de la Calentología nos encontramos con el caso de activistas creando estadísticas falsas para convencer a la población de que como hay consenso su ideología es demostrada científica (ver,ver):

consenso2

 

La ciencia no es cuestión de credibilidad

Qué es ciencia y qué no lo es no es algo que decidan «los que saben». Pero los charlatanes lo suelen argumentar así empleando una falacia de falsa dicotomía: ¿de quién te fías más, del consenso de los científicos o de [sustitúyase por lo que se quiera]?

Nuevamente es un argumento ad hoc falaz, desarrollado con un propósito: hacer creer que la fe en «el consenso» es una postura más sensata que el escepticismo, porque «los que no somos expertos tenemos que confiar en la gente que sabe» (ejemplo). Como digo, es un argumento falaz que busca validar un discurso pseudocientífico basado en las falacias de autoridad y ad populum.

Un par de citas:

Históricamente, el reclamo de consenso ha sido el primer refugio de los sinvergüenzas. Es una forma de evitar el debate alegando que el asunto ya está resuelto. Cada vez que escuche que el consenso de los científicos dice esto o lo otro, controle su cartera, porque se la están robando. Michael Crichton

No hay emergencia climática; lo que hay es una religión, que no ciencia. La ciencia no es democrática, ni se vota; aunque hubiera 97% de científicos a favor de esa tesis (es falso), seguiría siendo mentira, cuando los datos contradicen una tesis. Will Happer

Todo el mundo está de acuerdo con las citas anteriores. Pero es muy humano crear argumentos ad hoc para defender la ideología común de la tribu, la que nos da calorcito social. Apelar a la validez de un argumento por quién lo dice es una falacia denominada falacia de autoridad o ad verecundiam. Es una falacia siempre, independientemente de quién sea la autoridad.

the philosophy of science allows no role for headcount statistics. Aristotle’s Sophistical Refutations, (circa 350 B.C.), codified the argument from consensus, later labeled by the medieval schoolmen as the argumentum ad populum or head-count fallacy, as one of the dozen commonest logical fallacies in human discourse.  Al-Haytham, the eleventh-century philosopher of science who is credited as the father of the scientific method, wrote that ‘‘the seeker after truth’’ (i.e., the scientist) places no faith in mere consensus, however venerable. The English biologist Thomas Henry Huxley (1866) wrote ‘‘The improver of natural knowledge absolutely refuses to acknowledge authority, as such…For him, skepticism is the highest of duties, blind faith the one unpardonable sin.’’ (fuente)

la filosofía de la ciencia no deja ningún papel al recuento de cabezas. Las refutaciones sofísticas de Aristóteles (alrededor del año 350 a. C.) codificaron el argumento por consenso, luego etiquetado por los escolares medievales como el argumento ad populum o falacia de recuento, como una de las docenas de falacias lógicas más comunes en el discurso humano. Al-Haytham, el filósofo de la ciencia del siglo XI que se acredita como el padre del método científico, escribió que «el buscador de la verdad» (es decir, el científico) no confía en el mero consenso, por venerable que sea. El biólogo inglés Thomas Henry Huxley (1866) escribió «El mejorador del conocimiento natural se niega absolutamente a reconocer la autoridad, como tal … Para él, el escepticismo es el más alto de los deberes, la fe ciega es el único pecado imperdonable«.

NOTA: la promoción de planteamientos pseudocientíficos se basa a menudo en crear confusión entre causas y efectos. O, si queremos verlo así, se basan en hacer creer que un síntoma es la causa o la explicación (ver). Una analogía: mientras no grites jugando un partido de fútbol no debe preocuparte que un contrario te parta la pierna con una entrada criminal. Sólo quienes gritan acaban con la pierna rota. No grites: el grito parte piernas.

NOTA: el consenso es tan irrelevante en ciencia como quizá inevitable cuando la revisión por pares no funciona y la financiación apoya mayoritariamente una hipótesis, equivocada o no (fuente). La presión social contra los disidentes y la publicación de estadísticas falsas sólo acelera el proceso (ver,ver). 

 

Leer más:

«Estaría bien quitar al menos una parte del bultito de los años 40»

En el periodo 1940-1970 las temperaturas descendieron (en general en todo el mundo):

imagen_5395

imagen_5396

Y, de hecho, algunos científicos nos avisaban a finales de ese periodo de que o se tomaban medidas o de seguir así íbamos a morir todos congelados (ver). Nótese la bajada de 0.3 ºC entre 1945 y 1970 en esta gráfica publicada en 1975:

En 1981 la temperatura global del planeta seguía mostrando la bajada de temperatura entre 1940 y 1970 (fuente):

Y otro dato más: en 1999 la NASA afirmaba que la década más calurosa del siglo XX en USA había sido la de los años 30, siendo 1934 el año más caluroso del siglo, y trataban de explicar por qué USA no mostraba calentamiento (fuente). Fijémonos bien en las gráficas en la captura de pantalla: hay descenso de temperatura entre 1940 y 1970.

Al ver que la temperatura subía tras 1970 los expertos cambiaron radicalmente las predicciones: ya no íbamos a morir congelados, íbamos a morir abrasados. Hala, con un par. Y en ambos casos, curiosamente, era por culpa del ser humano, los combustibles fósiles y las emisiones de CO2. Pero esta nueva historieta tenía ahora un problema con las temperaturas previas a la subida: ¿por qué había bajado la temperatura entre 1940 y 1970, si en ese periodo los niveles atmosféricos de COestaban aumentando?

graph_2

El problemilla que plantean los datos de termómetro para la Iglesia de la Calentología no es baladí. Por ejemplo, los devotos de esta Iglesia descartan tajantemente que el sol tenga influencia en el clima —¡está descartado, dicen!— con el argumento de que en los últimos años la radiación solar baja mientras la temperatura sube (ver). Si, según ellos, la ausencia de correlación positiva descarta el sol como causa, la bajada de la temperatura mientras el COsube también tiene que descartar el COcomo causa. Porque el argumento es el mismo en ambos casos, usando una gráfica en lugar de otra. Por supuesto, pueden echarle cara al asunto y tener un criterio diferente según les conviene (ejemplo), con la disonancia cognitiva puesta a toda máquina. Como vemos, este «bultito» del que estamos hablando es muy inconveniente para el fanatismo climático.

¿Y qué hace un calentólogo ante los datos inconvenientes? ¿Reconocer estar equivocado? ¿Reconocer que sus creencias no tienen una base tan sólida como afirma? No, claro que no: cambia los datos para que no haya grieta en los dogmas de su Iglesia. En palabras de los propios calentólogos:

Estaría bien quitar al menos una parte del bultito de los años 40, pero [si queda algo de bultito] seguimos con la pregunta de por qué hay un bultito.

Está diciendo que estaría bien cambiar los datos para que sean coherentes con su mensaje… ¡qué fuerte!

Y esto lo sabemos gracias al ClimateGate (ver,ver). Veamos con más detalle las elucubraciones de los miembros de esta Iglesia sobre cómo «corregir» las temperaturas para eliminar el bultito inconveniente. Calculaban que quitar 0.15 ºC sería suficiente (bajo el texto original pongo una traducción al español):

Phil, Here are some speculations on correcting SSTs to partly explain the 1940s warming blip.

If you look at the attached plot you will see that the land also shows the 1940s blip (as I’m sure you know).

So, if we could reduce the ocean blip by, say, 0.15 degC, then this would be significant for the global mean — but we’d still have to explain the land blip. I’ve chosen 0.15 here deliberately. This still leaves an ocean blip, and i think one needs to have some form of ocean blip to explain the land blip (via either some common forcing, or ocean forcing land, or vice versa, or all of these). When you look at other blips, the land blips are 1.5 to 2 times (roughly) the ocean blips — higher sensitivity plus thermal inertia effects. My 0.15 adjustment leaves things consistent with this, so you can see where I am coming from.

Removing ENSO does not affect this.

It would be good to remove at least part of the 1940s blip, but we are still left with “why the blip”.

Phil, aquí hay algunas especulaciones sobre la corrección de las TSM [Temperaturas de la Superficie Marítima o Sea Surface Temperature] para explicar en parte el problema del bultito de los años cuarenta.

Si miras la gráfica adjunta, verás que la tierra también muestra el bultito de la década de 1940 (como estoy seguro de que sabes).

Entonces, si pudiéramos reducir el bultito marítimo en, digamos, 0,15 °C, entonces esto sería significativo para la media global, pero aún tendríamos que explicar el bultito de la tierra. He elegido 0,15 aquí deliberadamente. Esto todavía deja un bultito en el mar, y creo que uno necesita tener alguna forma de bultito en el océano para explicar el bultito en la tierra (a través de algún forzamiento común, o la fuerza del océano, o viceversa, o todo esto). Cuando miras otros bultitos, los bultitos terrestres son de 1.5 a 2 veces mayores (aproximadamente) que los bultitos del océano: mayor sensibilidad más efectos de inercia térmica. Mi ajuste de 0.15 deja las cosas consistentes con esto, para que puedas ver de dónde vengo.

Eliminar ENSO no afecta a esto.

Sería bueno eliminar al menos parte del bultito de los años 40, pero todavía nos queda «por qué hay un bultito».

«Sería bueno eliminar al menos parte del bultito de los años 40.» ¿Para quién y por qué sería bueno manipular los datos para que cuenten una historia falsa pero coherente con sus bastardos intereses? ¿Bueno, en qué sentido?

Seguramente estamos malinterpretando lo que estas honestas personas querían decir… Y es que la Iglesia de la Calentología es víctima de malas intepretaciones de sus palabras y actos, ¿o es que no nos hemos enterado de eso? ¡Son inocentes falsamente acusados!

Es impactante la absoluta falta de ética con la que hablan de cómo cambiar los datos «inconvenientes». ¿Debemos tener fe en la honestidad de los científicos alarmistas (oximoron como la copa de un pino)? Gracias, pero no gracias: quiero ver los datos sin manipular y las opiniones de los alarmistas que se las queden para ellos. Un dato que haya tocado un «científico» de esta camada es un dato que carece de credibilidad. Salvo que nos guste ser engañados, claro.

LLegó el ajuste

Gráfica publicada en 1999 (fuente,fuente):

y la versión de 2019, en la que los datos han sido «ajustados» (fuente):

El calentamiento que —como hemos visto antes— en 1999 la propia NASA afirmaba que no existía en el siglo XX, mágicamente sí existe en la gráfica de 2019.

La temperatura cambia antes que el CO2: ocultan este hecho (ver,ver,ver).

La temperatura sigue una trayectoria incoherente con la hipótesis del calentamiento por CO2: cambian los datos.

Es la ciencia de los alarmistas. No es ciencia.

Seguiré hablando de los ajustes de los datos de temperatura en próximas entradas.

NOTA: creo que la temperatura del planeta ha subido desde 1970. Lo que no tengo tan claro es que los datos «ajustados» digan correctamente cuánto ni que la reescritura de las temperaturas del pasado sea un fiel reflejo de las temperaturas del pasado. Casi que lo más grave es lo segundo: se está cambiando la historia haciendo desaparecer cambios de temperatura que está documentado que han existido (ver,ver,ver) pero que son inconvenientes para el alarmismo. Supongo que a cualquiera que haya leído las primeras entradas de este blog le sonará la historia.

NOTA: el argumento de que si dos variables no tienen una relación directa (e.g. una baja mientras la otra sube) entonces se deduce que una no causa la otra es una falacia: parece razonable pero no lo es. Lo explico en esta entrada. No confundamos arrogancia ni tener un titulito con competencia (ver).

NOTA: cambios automatizados (i.e. hechos en base a un algoritmo) no significa que los cambios se realicen de forma objetiva: la decisión de usar el algoritmo a la vista del resultado es una decisión subjetiva. ¿Seguirían usando ese algoritmo de manipulación de los datos si el resultado final no les gustase? Seguro que encontrarían mil razones para revisar o abandonar el algoritmo si quisieran encontrarlas.

You could argue that it might be better to leave them unadjusted, but it’s really not kosher to go in on a case by case basis. Our approach is to set up an objective scheme and then let the computer and the satellite make the decision – its not necessarily the best way, but its objective, even though, as our caveat states, it is going to give «bad» results at some individual stations. (fuente)

Leer más: