“Siempre existe el peligro de que la racionalidad individual conduzca a la estupidez colectiva”

El cambio climático —mutado ya a “emergencia climática” para infundir más miedo a la población— es un asunto 100% político: estamos hablando de las acciones de unos iluminados para imponer al mundo el socialismo global. No es de extrañar que los socialistas en general se traguen sin rechistar toda la historieta catastrofista: son socialistas apoyando el socialismo. Sin sorpresas.

A este respecto se citan las declaraciones de Otto Edenhofer, un miembro del IPCC, en 2010, que podemos encontrar fácilmente en twitter y que proceden de un artículo en alemán cuyo original ya no está disponible online (salvo en la copia archivada).

Entre otras cosas este miembro del IPCC lo que reconocía es que la política climática no tiene nada que ver con la protección del medio ambiente sino con la redistribución de la riqueza:

uno tiene que decir claramente: redistribuimos de facto la riqueza global a través de la política climática. […] Uno tiene que deshacerse de la ilusión de que la política climática internacional es política ambiental. Esto no tiene casi nada que ver con la política ambiental

Socialismo revestido de ecologismo: la famosa sandía: verde por fuera, roja por dentro. Venga, puños arriba:

Y sí,  podemos confirmar que las citas de Edenhofer que circulan por las redes sociales no son un fake: son reales.

De las cosas que dice me ha llamado la atención esto:

es bleibt immer fraglich, ob ein konkretes Ereignis wie eine Überschwemmung ein Klima-Phänomen ist. Aber es gibt immer die Gefahr, dass individuelle Rationalität zur kollektiven Dummheit führt.

siempre es cuestionable si un evento específico como una inundación es un fenómeno climático. Pero siempre existe el peligro de que la racionalidad individual conduzca a la estupidez colectiva.

Creo que es muy ilustrativo cómo identifica el pensamiento racional, i.e. cuestionar el mensaje catastrofista, con un error que no nos podemos permitir. El Sóviet Climático no permite que se cuestionen sus dogmas, porque saben que su visión es la única correcta. Si esto no es una secta, nada es una secta…

¿Dónde están las pruebas de que el ser humano está causando un calentamiento peligroso del planeta por las emisiones de CO2? No pidas pruebas. No cuestiones. Ten fe en los que saben (ver) y sus estadísticas falsas (ver), que están salvando el mundo.

Maurice is out there, trying to save the world. Hanne Strong

Maurice está por ahí afuera, tratando de salvar el mundo.

Y la gente cree que hay pruebas porque les han dicho que hay pruebas, aunque es evidente que nunca las han visto. Y como tenemos muchas luces, que haya un incendio, una inundación o una temperatura récord en el último siglo ya nos vale como prueba de que todo eso es causado por el CO2 y de que vamos hacia una extinción masiva, como afirman los niños profeta de esta secta.

The urge to save humanity is almost always only a false-face for the urge to rule it. Power is what all messiahs really seek: not the chance to serve. This is true even of the pious brethren who carry the gospel to foreign parts. H.L. Mencken

La necesidad de salvar a la humanidad es casi siempre una tapadera para el ansia de gobernarla. El poder es lo que realmente buscan todos los mesías: no la oportunidad de servir. Esto es cierto incluso para los hermanos piadosos que llevan el evangelio al extranjero.

El mago de Baca Grande

Otro personaje interesante de la secta climática es Maurice Strong (que falleció hace unos años), el que fuera subsecretario general de la ONU. De la entrevista titulada “The Wizard of Baca Grande“, publicada en 1990 en la revista West llama la atención la fantasía de Strong, que cuenta como la trama de una novela que estaba pensando escribir:

What if a small group of these world leaders were to conclude that the principal risk to the earth comes from the actions of the rich countries? And if the wor1d is to survive, those rich countries would have to sign an agreenent reducing their impact on the environment. Will they do it?  […]  The group’s conclusion is “no”.  The rich countries won’t do it. They won’t change. So, in order to save the planet the group decides; isn’t the only hope for the planet that the industrialized civillizations collapse. Isn’t it our responsibility to bring that about?

¿Qué pasaría si un pequeño grupo de estos líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la tierra proviene de las acciones de los países ricos? Y si el mundo quiere sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto en el medio ambiente. ¿Lo harán? […] La conclusión del grupo es “no”. Los países ricos no lo harán. No van a cambiar. Entonces, para salvar el planeta, el grupo decide: si la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas se hundan. ¿No es nuestra responsabilidad lograr eso?

Los ciudadanos tenemos una responsabilidad individual y colectiva: plantar cara, en la medida de nuestras posibilidades, a esta secta peligrosa que pretende llevarse por delante el progreso económico del mundo occidental. No hay excusa, porque no ocultan cuáles son sus verdaderos propósitos.

NOTA: no alargo más la entrada, pero la historia de Maurice Strong en Baca Grande es como para echarse las manos a la cabeza viendo en manos de qué tipo de iluminados estamos. Sólo pongo una frase para picar la curiosidad: “Todo empezó en 1978 cuando un hombre misterioso visitó a Hanne comunicándole una profecía sobre la llegada del apocalipsis“. 

NOTA: Maurice Strong huyó a China, pasando allí los últimos años de su vida, tras haber sido pillado con las manos en la masa: extendió un cheque a su nombre por valor de casi un millón de dólares (ver). Seguro que pensó que aún era poco para un salvador de mundos.

Leer más:

 

27 comentarios sobre ““Siempre existe el peligro de que la racionalidad individual conduzca a la estupidez colectiva”

  1. No es lo mismo ver las pruebas de algo que tener fe en que existen esas pruebas porque alguien te ha dicho que existen.

    ¿De verdad hay gente que cree en las profecías de niños profeta que nunca presentan pruebas científicas de nada de lo que dicen? ¿Y a esos niños los premiamos dándoles protagonismo en los medios de comunicación?

    2019, año mundial de la estupidez.

    Me gusta

  2. Podríamos haber dicho las cosas con claridad, pero entonces la ley no habría sido aprobada. Y prefiero que la ley se apruebe a que no se apruebe. La falta de transparencia es una gran ventaja política.

    Es tan transparente que llama estúpidos a los estadounidenses.

    Me gusta

  3. Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s