“Negacionista”: el insulto que persigue impedir la disensión, la crítica y el debate

el negacionista es quien niega un hecho criminal: el Holocausto. No quien niega teorías o pronósticos interesados. Hermann Tertsch

El término “Negationist” se empezó a usar a finales de los 80 para denominar a quienes intentaban hacer revisionismo de la historia y para “desgermanizar” el término “Holocaustleugner”. Éste último se aplicaba únicamente a quienes negaban el Holocausto judío a manos de los Nazis. El historiador Henry Rousso lo generalizó a todos los que desde el historicismo negaban también otros holocaustos. Luis I. Gómez

es intentar acabar con un debate científico antes siquiera de que llegue a empezar. Más anticiencia no cabe. Lois Careaga

el término despectivo *negacionista* carece de significado y su única utilidad es denigrar al interlocutor. Todos los científicos afirman y niegan algo. Ecléctikus

Etiquetar a alguien como un “negacionista” es convertir en dios al punto de vista prevaleciente, algo totalmente incompatible con la ciencia o la erudición. (fuente)

¿Qué es exactamente lo que niegan los escépticos?

Es una pregunta a la que los alarmistas nunca contestan (ver,ver). Y es que “niegan la ciencia” no es una respuesta, sólo una forma de evitar responder a la pregunta. Son incapaces de justificar por qué insultan.

Falacia de hombre de paja y falacia de ambigüedad

¿Negacionistas del cambio climático? ¿Con qué definición de cambio climático?

Cuando en un mismo contexto se emplean dos o más definiciones de un término (e.g. cambio climático) sin alertar al oyente de en qué momento se pasa a usar otra definición, se está usando la falacia de ambigüedad. Y dar a entender que los escépticos niegan que el clima cambie es una falacia de hombre de paja: facilita ridiculizar al oponente, pero es deshonestidad intelectual.

El insulto que sostiene las creencias insostenibles

Pero siguen insultando porque ese insulto cumple su función: por un lado, impedir que se cuestione la charlatanería divulgada por los alarmistas. Quieren amedrentar. Quieren que la gente se lo piense tres veces antes de plantarles cara. Y, por otro lado, es una forma que tienen los alarmistas de demostrar al resto del grupo que siguen siendo fieles al mismo. El insulto al disidente es una forma sencilla de integrarse en la tribu. Pero que nadie piense en conspiraciones: en el pensamiento grupal a los “mindguards” no los nombra nadie (fuente): persiguen a los disidentes porque deciden perseguirlos, no porque se les ordene que lo hagan.

Nótese cómo las mismas personas que usan pruebas falsas para hacer proselitismo de su fe, defienden ésta con insultos (ejemplo). No es casualidad.

NOTA: lo de insultar al disidente no pasa sólo en la Iglesia de la Calentología. En nutrición y medicina pasa exactamente lo mismo: los que han sido formados en charlatanería o tienen posiciones de poder recurren al insulto exactamente por las mismas razones: porque no tienen capacidad para desarrollar argumentos y para demostrar fidelidad a la tribu (ver). 

15 comentarios sobre ““Negacionista”: el insulto que persigue impedir la disensión, la crítica y el debate

  1. 1) Pones la etiqueta “negacionista”.
    2) Como son “negacionistas”, no merecen que sus opiniones sean escuchadas o publicadas.

    Y esta basurilla aneuronada presume de estar defendiendo “la ciencia”. Una puta secta es lo que son.

    Me gusta

  2. Sí, que gente más rara: les molesta ser insultados. Eso no le pasa prácticamente a nadie. Me pregunto: ¿le molestaría a Crespo que le llamaran “Crespo, el subnormal” por sus estúpidas creencias sobre el cambio climático? ¿O quizá cree merecer respeto? ¿Aunque estemos seguros de que es sólo un maleducado incapaz de pensar?

    Me gusta

  3. Fragmento del artículo censurado por el Medical Journal of Australia diciendo que no es por censura, sólo que no es el punto de vista que quieren publicar en este momento…

    Opposing viewpoints are being silenced and proponents humiliated. However, as the equation above shows, we greatly need more transparency and debate for if we get this wrong, billions of people may needlessly suffer.

    In this regard, it is disappointing that the publicly-funded The Conversation “is implementing a zero-tolerance approach to moderating climate change deniers, and sceptics. Not only will we be removing their comments, we’ll be locking their accounts.”(12)

    https://www.spectator.com.au/2019/12/doctor-knows-best-climate-activism-and-censorship/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s