¿Y si no se hacen trampas… qué sale?

 

La ciencia es el convencimiento de la ignorancia de los expertos

Richard Feynman

La climatología, así como organismos internacionales como parte, al menos, del IPCC, debería iros quedando claro con las entradas de Vicente, está en manos de una pandilla de engreídos incompetentes dándoselas de científicos. Expertos en soberbia e ineptitud.

 

Por aclarar, listo qué no haría un científico:

  • Usar el mismo conjunto de datos dos veces en la misma reconstrucción. III.
  • Usar a ciegas un método que tanto puede aumentar el peso de una magnitud (grosor de crecimiento de árboles) como indicador directo de temperatura (mayor grosor, mayor temperatura) como de indicador inverso de la misma (menor grosor, mayor temperatura): delegando al método la facultad de decidir si ha de ser relación directa o inversa, no puede significar no comprobar que no usa ambas interpretaciones simultáneamente en la misma o distintas reconstrucciones, lo cual es obviamente inconsistente y sólo serviría para vetar la magnitud en su totalidad como representativa de temperatura. Esconderse tras la metodolatría sólo evidencia ineptitud. V.
  • Amañar un método para que me dé el resultado que quiero. No es lo mismo que proponer un método modificado y evaluar su comportamiento de manera crítica antes de ser utilizado… cosa que no ha ocurrido. VI, VII.
  • Obviar series de datos actualizadas porque me gustan más las obsoletas. VII.
  • Obviar la parte final de series de datos porque no encajan con la temperatura actualmente ya medida: igual que se reserva una franja de tiempo anterior coetánea con medidas de termómetro para comprobar cómo de buena es la reconstrucción, la franja posterior o se utiliza para la reconstrucción o ha de servir de comprobación y no, en absolutamente ningún caso, simplemente desaparecer porque no me conviene. X, XI, XII, XIII, XIV.
  • Obstruir el acceso a los datos (series grises y series actualizadas inaccesibles) para evitar el análisis crítico de mis resultados. VII.
  • Aceptar la magia (sin razón orográfica que lo avale) de que una serie no represente las temperaturas medidas en el punto más cercano existente pero sí en otro más alejado. VIII.

 

¿Qué sí haría un científico, con curiosidad por conocer cuál ha sido la evolución de las temperaturas del último par de milenios?:

  • Buscar series largas abarcando ese par de milenios, con un número aceptable de puntos con medidas.
  • Quedarse con las que tengan realizada ya la calibración con las temperaturas de los indicadores.
  • Promediarlas.

Pues bien, eso es lo que hizo, además de evitar series basadas en crecimiento de árboles (salvo una reconstrucción china donde constituían la cuarta parte de las series de entrada), Loehle en 2007 (de acceso libre), aunque este artículo contenía unos cuantos errores que serían subsanados en el posterior de 2008 (también de acceso libre) en colaboración con McCulloch, al tiempo que se completó con el cálculo de intervalo de confianza del 95% de las temperaturas medias reconstruidas (en el hipotético caso de disponer tanto de muchas más series como de la media de temperatura exacta global, repitiendo indefinidamente el cálculo de intervalo de confianza en torno al promedio de 18 de ellas cada vez, estimamos que este intervalo contenga al valor exacto de la media el 95% de las veces).

Loehle-proxies-map

En total fueron utilizadas 18 series de localizaciones diversas a lo largo del globo con temperaturas reconstruidas. Tras el procesado de las mismas por cuestiones de la distinta resolución y número de valores disponibles en cada una de ellas, ¿qué resulta de su promediado? (cada uno de los puntos representa el promedio de 29 años):

Loehle-temperaturas

Vemos como, si no somos unos creyentes engreídos sin indicio alguno de honestidad, surge indicación clara (por no incluir, prácticamente, el intervalo de confianza el promedio de las temperaturas en los dos milenios, el 0 en el eje de ordenadas de la gráfica) de algo que ya sabemos por estar más que documentado (y así figuraban claramente representados en el documento del IPCC-AR1 del 1990):

(Las pruebas a favor de la existencia de ambos periodos no hacen más que aumentar, tal y como aportan Joanne Nova o Anthony Watts sobre el periodo cálido medieval, por ejemplo.)

 

La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud.

George Orwell

Cualquier mente racional pensará que quien tiene que aportar indicios serios y contundentes de la inexistencia del periodo cálido medieval y de la pequeña edad de hielo han de ser los alarmistas… en fin, bienvenidos a la posverdad: si sientes que sí tienes la razón de tu parte, los datos objetivos son prescindibles, como demuestran los mensajes intercambiados en el ClimateGate. Y no sólo se da en la climatología, como apuntaba recientemente Vicente.

15 comentarios sobre “¿Y si no se hacen trampas… qué sale?

  1. Resalto que Andrés ha señalado en la gráfica de Loehle las zonas en las que el 0 está fuera del intervalo de confianza del 95% de esa reconstrucción de temperatura:

    Eso significa que es razonable suponer probable la existencia de una diferencia de temperatura respecto de la 1950: por encima de lo de 1950 en el caso del año 1000, por debajo de lo de 1950 en el caso del año 1600. Siendo que esas diferencias de temperaturas han sido reportadas a partir de pruebas de todo tipo (como bien cita Andrés) antes de la irrupción del fanatismo climático, las supuestas reconstrucciones de temperatura que son incapaces de reproducir esos hechos deben ser consideradas probablemente erróneas.

    Me gusta

  2. El trabajo reveló que los períodos cálidos se caracterizaban por una baja acumulación de mercurio. Además estandarizaron las variables extraídas y las relacionaron con las temperaturas de los últimos 30 años. El trabajo reveló que el período cálido medieval en el noroeste de España fue 1.5ºC mas cálido que el actual y que la temperatura media del período cálido romano lo fue en nada menos que 2ºC.

    https://meteorologosenlaniebla.blogspot.com/2014/08/el-optimo-climatico-medieval-en-espana.html

    Me gusta

  3. Los calentólogos son incapaces de hablar de las falsedades concretas en las pruebas. No argumentan. No debaten. No razonan. Su discurso es la falacia permanente: falacia de autoridad + falacia ad populum + falacia ad hominem.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s