El palo de hockey (XIV): “El truco para ocultar la bajada” (Briffa99b)

En la revista Science de 1999 encontramos la siguiente gráfica:

En la gráfica anterior no se ve muy bien, así que en la gráfica bajo estas líneas he repasado en rojo de forma artesanal una de las curvas representadas, que empieza en 1550:

Stephen McIntyre (fuente, fuente) se dio cuenta de que datos contenidos en un fichero de otro artículo (fichero, tercera columna en segunda hoja) filtrados convenientemente encajaban en esa curva, ¡y los datos verdaderos no empezaban en 1550! Se habían eliminado en la gráfica los resultados en el periodo 1400-1550. Muestro en color azul la parte de la curva que fue ocultada y en rojo el resto de la misma curva (procedente de filtrar los datos del fichero enlazado antes):

imagen_5149

Como vemos en la imagen anterior, los datos eliminados de la gráfica eran inconvenientes, pues a diferencia de otras reconstrucciones mostraban un (supuesto) destacado periodo de enfriamiento alrededor del año 1400. ¿Qué haces cuando los datos verdaderos te estropean una bonita historia? ¡¡Ocultarlos!! Si un fragmento de una curva encaja en lo que quieres presentar, ese fragmento lo pones, pero si una parte de los resultados siembra dudas sobre la validez de lo que estás presentando, esa parte la ocultas. Es la ciencia. Perdón, quiero decir La Ciencia, con mayúsculas.

Para finalizar esta entrega aclaro que, como ya sabemos, en los resultados de Briffa además se está ocultando la bajada final (fuente). Uso  directamente la gráfica de Stephen McIntyre para ilustrar esto:

Esa bajada era muy inconveniente. Pero afortunadamente La Ciencia tiene solución para los resultados inconvenientes.

Leer más sobre este “truco para ocultar la bajada”:

Otras entregas:

Anuncios

12 comentarios en “El palo de hockey (XIV): “El truco para ocultar la bajada” (Briffa99b)”

  1. Muy interesantes, y como siempre muy fundamentados, artículos. ¿Tienes alguna hipótesis que puedas compartir del porqué de la manipulación? Porque podría entender algo así para obtener reconocimiento como científico, pero ¿más allá? ¿por qué podría interesar hacer pasar el calentamiento global, el cambio climático provocado por el hombre, por cierto?

    Me gusta

  2. Hola Miguel,
    muchas gracias por leer las entradas 🙂

    En respuesta a tu pregunta, no tengo ni idea de si de verdad estas personas creen estar haciendo las cosas bien o si por el contrario son conscientes de que lo que hacen es mala ciencia. No lo sé.

    Por ejemplo, los autores del MBH98/99 tienen que ser conscientes de que el algoritmo que usan genera un palo de hockey cuando es alimentado con ruido rojo (señal aleatoria filtrada paso bajo para que exista cierta correlación en años próximos entre sí). ¿Qué explicación tiene que no reconozcan que lo que han hecho es impresentable? ¿Se equivocaron de forma honesta y luego, por ego, fueron incapaces de rectificar? ¿Están convencidos, por el contrario, de que lo que hicieron es defendible?

    Por no hablar de los retoques de las gráficas ocultando las bajadas. ¿Creen honestamente que en ciencia puedes cambiar una curva porque el resultado real no coincide con lo que quieres que salga?

    Por supuesto ha llegado un momento en que los ingresos de las Universidades y de los científicos son dependientes de su adhesión al “cambio climático”. Pero suponer que ésa es la razón por la que han hecho todas estas chapuzas es meterse en su cabeza y suponer que son deshonestos, y no soy capaz de hacerlo. Veo que lo que han publicado son chapuzas y las explico, pero no sé en qué piensan ni sé discernir cuánto hay de deshonestidad ni cuánto de incompetencia.

    Por supuesto también yo puedo ser incompetente, pero creo que en el caso del MBH98/99 es evidente que hablamos de pura fantasía presentada como hechos científicos.

    Me gusta

    1. Gracias Vicente. La inercia de financiación de dices me parece motivo suficiente, y el negocio generado, para universidades, para todas las empresas del entorno de “la ecología y el medio ambiente”, para periodistas, y muchos más. Sin hablar de los fabricantes de baterías, coches eléctricos y otros, pero eso es otra guerra. Gracias otra vez.

      Me gusta

      1. Y para muchos es la forma de adquirir virtud sin esfuerzo: la virtud barata, como la llama Lindzen. Si te alineas con los alarmistas automáticamente eres parte de la ciencia y de la lucha contra el terraplanismo. Sin mover un dedo del sofá. Sin haber hecho nada, sin saber de nada, sin entender nada, sin tener ni opinión, ni conocimientos, ni nada de nada de nada. Es por lo que triunfan religiones como el “escepticismo”: te hacen creer que eres parte de un movimiento contra la irracionalidad, cuando en realidad el irracional es el “escéptico”, que defiende los consensos porque no tiene capacidad para más.

        Me gusta

      2. Hola Vicente. Me parece excesivo que taches de “irracional” al movimiento escéptico. Aunque la mayoría de los escépticos se haya dejado engañar por el alarmismo climático, en el resto de las cuestiones sus posiciones siempre han sido muy sensatas. ¿Acaso no son escandalosamente irracionales todas las religiones reveladas y todas las afirmaciones paranormales?
        Sin duda los escépticos terminarán rectificando, ya que una de las grandes virtudes de la ciencia es su capacidad para corregir sus propios “consensos” erróneos.

        Me gusta

      3. Hola Rawandi,

        desde fuera lo que se ve es que el “escepticismo” (entrecomillado para hacer referencia al movimiento, y distinguirlo del escepticismo de verdad) es la defensa acrítica de los dogmas oficiales. De hecho ellos mismos dicen que no se atreven a pensar por sí mismos porque podrían llegar a tener una opinión sesgada. Puedo buscarte ejemplos de esto si quieres. Eso no es racional ni es una postura científica. Lo científico es cuestionar las creencias de los que tienen poder, no aceptarlas sin más con el argumento de que una persona es muy poca cosa como para tener opinión y que lo más “seguro” es repetir lo que dice la mayoría.

        ¿Aciertan en algo? Indudablemente: en la homeopatía, en las terapias complementarias tipo acupuntura y en el irrelevante terraplanismo. Y, aparentemente, pretenden que la razón que tienen en sus ataques a esas pseudociencias se extienda automáticamente a sus “no-opiniones” en el resto de temas. Yo no veo por qué.

        Yo no les veo criticando los errores de las mayorías con poder. Al contrario.

        Me gusta

      4. Los escépticos sí que se atreven a criticar los “dogmas oficiales” de “mayorías con poder”. Valgan como ejemplo tres títulos valientes de la colección ¡Vaya timo!, dirigida por el escéptico Javier Armentia:
        ‘El islam ¡vaya timo!’
        ‘Jesucristo ¡vaya timo!’
        ‘El nacionalismo ¡vaya timo!’

        Me gusta

      5. En ninguno de esos casos se presupone que existe un respaldo científico a esos temas.

        ¿Conoces algún caso de mala ciencia que sea defendida por la mayoría de los científicos o profesionales en un tema, en el que los “escépticos” sean escépticos?

        Te aporto algunos en los que son los propios “escépticos” los que defienden la pseudociencia:

        – Cambio climático.
        – Alimentación basada en harina.
        – Dietas para pérdida de peso.
        – Balance energético en temas de nutrición.
        – Tratamiento de la diabetes.
        – Estatinización de la población.

        En todos estos temas los “escépticos” tienen cero escepticismo: defienden las versiones oficiales. Y sin embargo son pseudociencias o pseudoterapias.

        El culto al “consenso de los cientíticos” es una religión más, como las que critica el autor que dices.

        Los “escépticos”, vaya timo.

        Me gusta

      6. Me cuesta creer que la “alimentación basada en harina” constituya un consenso científico. Es la primera vez que leo semejante cosa.
        Algunas dietas obviamente funcionan. Las pseudocientíficas son las “dietas milagro”, y estas son denunciadas constantemente por los escépticos.
        Si lo del “balance energético” se refiere a la mentira usada por la industria de las bebidas azucaradas, entonces tampoco creo que el movimiento escéptico respalde dicha bola.
        Tratamiento de la diabetes. Lo desconozco por completo. ¿No están actuando bien los médicos?
        Estatinización de la población. He visto que el célebre escéptico J. M. Mulet está en contra y Mulet tiene muchos seguidores.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s