El palo de hockey (XII): “el truco para ocultar la bajada” (Briffa01)

Otra reconstrucción publicada en 2001. De todas las posibles curvas de la gráfica, la escogida por los autores es la resaltada en trazo más grueso.

De uno de los correos electrónicos del ClimateGate (939154709.txt) podemos obtener los datos que dan lugar a esa gráfica, como se demuestra al suavizarlos y superponer tanto los datos puntuales como la curva suavizada a la gráfica original:

imagen_5189

¿Han ocultado los autores la bajada? No, aquí todavía no lo han hecho. Pero esta curva fue incorporada al IPCC-AR3 (2001). Es la curva verde en la gráfica 2.21 del citado informe:

¿Vemos lo que ha sucedido en la gráfica con la curva original? Vamos a aislar la curva de la que estamos hablando, que es la verde, para que sea mucho más claro el truco:

¿Vemos ahora qué falta en la curva? Han eliminado la bajada final, de tal forma que no se nota que una de las curvas lejos de subir, está bajando en la parte final del siglo XX. Lo vemos claramente si usamos nuestros datos para reproducir esa curva:

El suavizado que he conseguido no es el mismo que en la curva original, pero es suficiente para lo que vamos a ver. Si esa curva se hubiese representado por completo en el IPCC-AR3 habrían mostrado esta curva verde:

Es decir, esa curva tiene una forma altamente inconveniente para la credibilidad de las reconstrucciones sacadas de árboles, pues no tiene tendencia al alza en el siglo XX. Y la manipulación no es casual: recordemos que al menos otra de las curvas de esta gráfica también está ocultando una bajada. Pero hay más que eliminación de datos: si hacemos una ampliación de la parte final tenemos lo siguiente:

Además de eliminar la parte final de la curva original, ocultando la bajada, se le ha alterado la pendiente.

Of course, the recent divergence in these data will be less clear if post-1960s values are excluded and that represents a potential disadvantage of this exclusion if this divergence is important for assessing confidence in the earlier reconstructed values. (fuente)

Por supuesto, la reciente divergencia en los datos será menos clara si los valores posteriores a 1960 son eliminados y eso es una posible desventaja de esta eliminación si la divergencia es importante para estimar la confianza en la reconstrucción de valores del pasado.

Sí, es cierto: si borras la bajada yo diría que la bajada se ve con menos “claridad”. Y estás engañando al que ve la gráfica porque va a creer que hay una coherencia con los valores de termómetro que realmente no existe.

Por último, un comentario: la ocultación de la bajada fue premeditada, como demuestra el hecho de que Stephen McIntyre como revisor del IPCC-AR3 pidió expresamente que se mostrara toda la curva y no se atendió su petición, y ni siquiera se dignaron a hacer explícito en el documento que la curva había sido manipulada para ocultar la bajada (fuente).

En este artículo de ClimateAudit se encuentra con detalle toda la historia de cómo se procedió a ocultar la bajada en la gráfica del IPCC:

En la siguiente entrega veremos otra versión del truco.

If the scientists had actually substituted or replaced the tree ring proxy data with instrument data, then McIntyre and Fuller would have a valid claim of fraudulent behavior by Phil Jones et al. However, nothing was substituted or replaced. Brian Angliss

Si los científicos realmente hubieran sustituido o reemplazado los datos de proxy del anillo de árbol con datos de instrumentos, entonces McIntyre y Fuller tendrían un argumento válido de comportamiento fraudulento por parte de Phil Jones et al. Sin embargo, nada fue sustituido o reemplazado.

Otras entregas:

Anuncios

6 comentarios en “El palo de hockey (XII): “el truco para ocultar la bajada” (Briffa01)”

  1. And by the way, the truncation of the Briffa data was NOT “clearly explained in the surrounding text or caption” in TAR. Quite the contrary. It wasn’t even mentioned. Nor was it mentioned in the TAR citation. It took careful parsing back and forth of the diagrams in 2005 to figure out that the data had been deleted.

    Y, por cierto, el truncamiento de los datos de Briffa NO fue “explicado claramente en el texto o título que lo rodea” en TAR. Todo lo contrario. Ni siquiera fue mencionado. Tampoco fue mencionado en la cita TAR. Fue necesario analizar detenidamente los diagramas en 2005 para descubrir que los datos habían sido eliminados.

    https://climateaudit.org/2010/06/23/arthur-smiths-trick/

    Me gusta

  2. Cuando los datos no respaldan la historieta que quieres contar ocultas los datos. Porque tienes una misión y la realidad no puede desviarte de esa misión.

    Éste es el problema que todos encontramos: todos en la sala del IPCC estábamos de acuerdo en que se trataba de un problema y una posible distracción/menoscabo del punto de vista de consenso razonable que nos gustaría mostrar con los resultados de Jones et al. y de Mann et al.

    http://scienceandpublicpolicy.org/images/stories/papers/reprint/climategate_analysis.pdf

    Me gusta

  3. Hola Vicente, me encanta tus explicaciones. La gráfica que expone en el informe del IPCC en 2001 ¿aún no oculta esa bajada y posteriormente sí que ocultaron?. He leído por ahí, que con el paso de los años, las gráficas han ido “evolucionando”, de esta manera, han sido cuidadosamente revisadas, por lo que en elaboraciones posteriores, acabarían por cambiar algunas lineas de curva; quizá se deba en parte por el tema de la homogeneización. Mi pregunta es: cuando se la linea de temperatura se somete a un proceso de homogeneización, ¿siempre responden a un alza en la temperatura? ¿qué opinas de eso?. Un saludo.

    Me gusta

    1. Hola Abraham,

      muchas gracias por leer el blog.

      La gráfica que pongo en la entrada y que es en la que se emplea el “truco para ocultar la bajada” sí es del IPCC AR3 (2001). La gráfica está en la página 134 (numeración de cabecera de página).

      Donde no se había ocultado la bajada era en el artículo de Briffa de ese mismo año.

      Mi opinión es que las reconstrucciones de temperatura sacadas de árboles son un clarísimo ejemplo de cómo la charlatanería puede ser abrazada por la comunidad científica (y ahí entraríamos en un largo debate sobre quién, cómo y por qué ha hecho la vista gorda ante esta pseudociencia). Los datos de origen son ruido (término técnico aunque no lo parezca para señales que no tienen información). Algunos árboles han tenido un crecimiento anormal en las últimas décadas que no se corresponde con su historial de temperatura, pero eso a los dendroclimatólogos les ha importado un pimiento y han desarrollado métodos para hacer cherry-picking y lograr que esos árboles impongan su forma en el resultado final de las reconstrucciones. Básicamente han seguido dos procedimientos de cherry-picking:

      1. Que el algoritmo otorgue mayor peso a las series procedentes de esos árboles.
      2. Preseleccionar series de datos con esa forma y descartar las que no la tienen.

      NOTA: adelanto que próximamente publicaré una entrada hablando de Yamal, un claro ejemplo de cherry-picking. Cuando en un experimento no ponían pinos longevos ponían los Urales Polares, o los árboles de Yamal u otros que tuviesen la deseada forma al alza en el siglo XX. Otra forma de conseguir la subida era elevar los valores porque sí (fuente). Uno no puede inventarse estas cosas.

      La subida final en las reconstrucciones es garantizada por el cherry-picking de los datos, no porque sea lo que se deduce de los árboles en su conjunto. Siendo eso así las reconstrucciones sí o sí van a tener algo en común: esa subida. Y, puesto que los datos originales no representan más que ruido, la amplitud o varianza de las reconstrucciones no significan nada. Que las normalicen entiendo que significa que ajustan su “offset” y amplitud para que encajen lo mejor posible con el registro real de temperatura. Que las gráficas se procesen para solaparlas en el siglo XX y que eso se quiera vender como signo de que unas reconstrucciones refuerzan los resultados de otras sólo demuestra la inmensa chapuza que es esta pseudociencia y la poca vergüenza que tienen los alarmistas a la hora de engañar a la gente. Insisto: la subida en el siglo XX en ninguna reconstrucción viene de los datos, sino que es creada por el cherry-picking. Como decía antes, en una entrada que tengo programada para dentro de unos días veremos cómo Briffa y compañía no usaban todos los datos disponibles sino la selección de ellos que les daba lo que buscaban.

      Mira esta gráfica sacada del IPCC AR4 (pág. 467 de numeración de pie de página, si pinchas en la imagen y accedes al documento fuente).

      Si esa gráfica se obtiene superponiendo reconstrucciones, ¿qué demuestra esa gráfica? Pues para mí que a todas luces estos “científicos” han estado procesando ruido, asegurándose de que entre ese ruido ponían señales anómalas con una clara subida en el siglo XX (y que sabían que la temperatura no explicaba) y presentan el resultado como una reconstrucción de temperatura. Ningún ingeniero mínimamente competente se tragaría nunca este BS como ciencia. Pero, lamentablemente, la gente no nos dedicamos a comprobar lo que los científicos publican. Afortunadamente McIntyre sí lo hizo.

      NOTA: en el minuto 59 de esta entrevista McIntyre explica que el argumento de los alarmistas de que el palo de hockey ha sido validado por reconstrucciones posteriores es falso porque todas ellas recurren al “ex-post screening” (selección de los árboles por su subida en el siglo XX, en lugar de usar todos los datos disponibles, tengan la forma que tengan).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s